|

Ideas del Foro de Innovación en Salud como motor para la Competitividad




Hay muchas maneras en que la salud de la población y las políticas de salud pública pueden incidir en la competitividad de un país. De modo directo, afectan el desempeño y la disponibilidad de los recursos humanos en sus actividades laborales. Además, requieren una determinada cantidad de recursos públicos para combatir enfermedades, recursos que pueden significar un gasto o una inversión. 

De manera indirecta, las políticas de salud pública pueden favorecer el crecimiento económico y la competitividad a través de regulaciones que fomenten la innovación, el registro de patentes y el desarrollo industrial del sector. Adicionalmente, las políticas de salud pública tienen un peso específico en el desarrollo social, ya que el acceso a servicios de salud y su calidad es uno de los elementos que definen el bienestar de la población.

Distintos puntos de vista y propuestas para llevar a cabo acciones en relación con estos temas se expusieron en el Foro de Innovación en el sector Salud como motor para la Competitividad en México. Este foro se llevó a cabo el pasado 25 de marzo en las instalaciones del Senado de la República. Participaron los senadores Alejandro Tello Cristerna, Maki Esther Ortiz, Salvador López Brito y Arquímedes Oramas, como representantes del poder legislativo.  

El ámbito de la investigación estuvo representado por el Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson y Fundación IDEA, con la participación de Alberto Saracho (Director Ejecutivo) y Giulia Salieri (Directora de Planeación Estratégica). Por parte del sector farmacéutico y tecnológico, estuvieron presentes Cristóbal Thompson, Director Ejecutivo de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), José Franco, Coordinador General del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, y Enrique Graue, Presidente de la Academia Nacional de Medicina de México.

Como ponentes del Foro tomaron la palabra: Eduardo González Pier, Subsecretario de Integración y Desarrollo de Salud de la Secretaria de Salud; José Emilio Garza Garza, Subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía; Martín Lajous, Investigador del Instituto Nacional de Salud Pública; Juan Pardinas (Director General) y Gabriela Alarcón (Directora del Área de Salud) del Instituto Mexicano para la Competitividad; Rodrigo Canales, Asesor en Jefe de la Embajada de México en Estados Unidos; y Brian Williams, Director de Estrategia Global en salud de PwC.

La Senadora Maki Esther Ortiz expuso que los medicamentos biotecnológicos e innovadores representan los tratamientos más avanzados en contra de las enfermedades crónico degenerativas, como el cáncer y las enfermedades renales. Por ello, señaló, “es necesario impulsar la innovación de las políticas públicas que genere costo y eficiencia en materia de salud… Será a partir del intercambio de ideas y propuestas como se generen acciones desde el Poder Legislativo que impacten en la mejora de la calidad de vida de la población”, agregó.

Parte de las palabras de la Senadora Maki Esther Ortiz se captaron en el siguiente video.

 

 

Por su parte, Alberto Saracho, Director Ejecutivo de Fundación IDEA, resaltó la importancia de que las políticas en materia de investigación y desarrollo tecnológico favorezcan el avance en el sector, de modo que el presupuesto público asignado a investigación y desarrollo sea una inversión y no un gasto. En ese sentido, señaló la importancia de que las regulaciones permitan que los investigadores patenten sus proyectos y obtengan beneficios de ellos.

En el video que sigue pueden escucharse las palabras del Maestro Saracho en este sentido.

 

Otro de los comentarios relevantes lo realizó el Subsecretario Eduardo González y giró en torno a la importancia de abrir diálogos para definir las metas que la innovación y el desarrollo tecnológico debe perseguir. Al respecto, se comentó que en lo que va del siglo XXI, la investigación ha apuntado hacia las ciencias de la salud.

Adicionalmente, Gabriela Alarcón compartió cifras sobre el efecto de la salud en la competitividad de México. Una de ellas fue que en 2014 Coparmex estimó que las enfermedades crónico degenerativas redujeron la productividad de las empresas en 11 mil 500 millones de pesos. Adicionalmente, la OCDE señaló al país en 2012 como el de mayor crecimiento en gasto en salud. Ambos datos evidencian que las políticas de salud pública tienen una gran área de oportunidad en lo que respecta a su costo-eficiencia y a su fomento a la competitividad. El estudio al que se hizo referencia está disponible aquí

Más material
de Fundación IDEA

Visita nuestros perfiles en las redes

TwitterLinkedInFacebook

Lo más consultado

|